jueves, 29 de abril de 2010

OMOA

Esta pequeña población, ubicada a orillas del mar ha jugado un importante papel en la historia de Honduras, tanto en la época colonial como republicana. Durante la colonia, fue el puerto más importante en la costa atlántica de Centro América, motivo por el cual fue atacada un sin número de veces por los piratas y corsarios que buscaban adueñarse de las riquezas que desde las colonias se enviaba a España. Esto motivo a los conquistadores a construir una fortaleza que les permitiera defender tanto al puerto, con los navíos ahí anclados y a la población. Fue así como se construyó la Fortaleza de San Fernando de Omoa, única en Centro América. Irónicamente, esta fortaleza nunca cumplió con su propósito, ya que para cuando fue terminada, los ataques piratas eran cosa del pasado. Además, la independencia de Honduras, en 1821 hizo que la fortaleza pasara a manos del gobierno local. Durante muchos años, la fortaleza fungió como presidio, y más tarde fue totalmente abandonada. Hoy en día, el Instituto Hondureño de Antropología e Historia la ha rescatado, y es mudo testimonio del pasado colonial de Honduras. La fortaleza está abierta al público de lunes a viernes desde las 8:00 a.m. hasta las 4:00 p.m. y de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. los sábados y domingos. Existe una pequeña cuota de admisión, que incluye además de la entrada a la fortaleza, una visita al museo ahí instalado. Los verdes jardines, los gruesos muros y húmedas habitaciones le harán remontarse hasta una época ya pasada, en la que los piratas eran los amos y señores de los mares del Caribe. El entorno natural de la Bahía de Omoa es extraordinario y a la vez exuberante. La inmensa cordillera del Merendón ubicada atrás de la bahía le da una frescura y belleza singular. Las playas de blanca arena y el mar tranquilo hacen de la zona un lugar idóneo para gozar del mar y de deportes acuáticos. Hay varios restaurantes en la población de Omoa. Destacan El Botín del Suizo, propiedad de un suizo que quedó atrapado por la belleza de Omoa, Donde Pancha, un restaurante típico famoso en todo Honduras por el delicioso postre de coco que ahí sirven, el nuevo restaurante y hotel Flamingo, con una amplia terraza frente al mar caribe, así como un sin número de otras alternativas, que se adaptan a cualquier presupuesto. El restaurante Flamingo ofrece una variedad de platillos con especialidad de mariscos así como platillos típicos hondureños. Un nuevo restaurante en la zona, Los Cayuquitos, se ha convertido muy popular con los turistas que visitan Omoa. Además, el famoso restaurante Río Coto, ubicado a unos cuantos kilómetros hacía el occidente de Omoa ha abierto una sucursal en Omoa, a unos pasos del muelle. Aquí, puede disfrutar de una excelente comida y buen servicio, todo en un ambiente higiénico, y con servicio de bar nacional e internacional. El restaurante Macarela, ubicado hacía el oriente en la Bahía de Omoa ofrece buena comida y está abierto de martes a domingo a partir de las 9:00 a.m. y hasta las 7:00 p.m. Finalmente, El Paraíso de Stanley es un lugar que se ha convertido en un sitio muy popular, aquí podrá disfrutar de una cerveza o trago y a intercambiar información con otros viajeros. Existen varios hotelitos y hospedajes en Omoa. El más nuevo y moderno es el Hotel Flamingo, ubicado en la Playa a un costado del muello municipal. Sus cómodas habitaciones ofrecen vista a la bahía. Además el hotel Bahía de Omoa, propiedad de unos europeos retirados que han hecho de Omoa su nuevo hogar ofrece instalaciones cómodas y a un paso del mar. Aquí podrá usted alquilar un velero tipo catamarán para realizar viajes a los Cayos Zapotillos, así como al Parque Nacional Punta Sal, a los Cayos Cochinos o a las Islas de la Bahía. Otras alternativas para hospedaje más económicas en Omoa son Roly’s & Berny’s Place, El Hotel Géminis y Donde Pancha. Para servicio de correo electrónico e Internet visite a Roli’s & Bernies Place, en donde ofrecen este servicio.

FORTALEZA DE SAN FERNANDO DE OMOA

La Fortaleza de San Fernando se ubica en Omoa (Honduras). Omoa fue un pueblo de indios en 1536, repartido por Pedro de Alvarado a Luis del Puerto, pero a los fines del siglo XVI se despobló por completo. En 1752, fue fundado de nuevo el pueblo de Omoa bajo el nombre de Omoa con la idea de constuir una fortaleza, y establecer un puerto libre del peligro de corsarios en la costa norte de Honduras. La Fortalez de San Fernando de Omoa es, quizá, el lugar histórico más conocido de Omoa, y posiblemente, la estructura de defensa colonial más importante en toda Centroamerica.

1759, el rey Fernando VI autorizó la construcción del fuerte, que terminó en 1775, la cual fue nombrada ante él. Fue construido por los indigenas y algunos de los esclavos africanos, con el propósito de defenderse de los piratas.

Es el fuerte más grande de toda Centroamericana y es el segundo mayor en toda America. Su área es de 4.400 metros cuadrados. En la entrada, está un escudo con una cabeza de león en la parte de arriba, que significa poder. En él se ubican 31 bovedas, de las cuales una era la capilla. En las otras bóvedas estaban las cocinas, las oficinas administrativas, donde se guardaban las bombas, armas, pólvora, etc. En la parte de arriba estaban los cañones que estaban puestos en unos orificios, que habían sido hechos para esa función. Las paredes del fuerte tiene una forma de un semicírculo, o bien, de un arco y su flecha. Las paredes tienen formas redondeadas, para cubrir el impacto de las olas del mar. Las casa de guardia, ubicadas en la parte de arriba, tenían un diseño de barroco. Al lado de este castillo, se encuentra un área que un día fue usada para viviendas pero que después de un tiempo las tuvieron que demoler, por necesidades de material para construir, y finalmente fue usada como cementerio.

SINGULARIDAD:
Está en la lista indicativa para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

La Fortaleza de San Fernando de Omoa por ser una edificación de valor histórico y antropológico, es declarado como Monumento Nacional según Acuerdo Ejecutivo No. 170 del 20 de marzo de 1987, esta declaración incluye además de las construcciones coloniales de La Loma, La Casa de la Comandancia, El Recinto El Real, el Cementerio de la Fortaleza y Los Hornos de Milla Tres, el entorno natural como ser: la Laguna de Centeno y todos los manglares. Así pues se reforma la anterior declaratoria de Monumento Nacional emitida durante el Gobierno Constitucional del Doctor Ramón Villeda Morales mediante Decretó No. 93 del año 1959.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada